En la ciudad de Monterrey hay varias historias que se convirtieron en leyendas y una de las que más se quedó marcada en generaciones pasadas fue la del Hombre Pájaro.

La leyenda urbana de este misterioso hombre pájaro en Monterrey, fue muy popular por los años 80, donde reportaban los regiomontanos, ser testigos de avistamientos de esta criatura voladora en diferentes puntos de la ciudad.

Unos cuantos relatos

Un Hombre mayor, se encontraba caminando sobre una senda montañosa de la Huasteca al poniente de Monterrey, llevaba con él a su perro, cuando de pronto se percató que el canino estaba olfateando algo a lo lejos, el hombre se dirigió hacia él esperando encontrar algún animal sin vida, pero lo que encontró fue algo muy extraño.

Estaba plasmada entre la tierra una huella, al parecer igual a la de un pie humano pero ésta parecía tener enormes garras. En ese momento, su perro comenzó a ladrar y a gruñir desesperadamente hacia unos abundantes matorrales, lo que llamó la curiosidad del hombre.

Tomó una piedra y decidió aventarla hacia donde ladraba el perro, lo que ocasionó que unos ruidos muy extraños comenzaran a escucharse, los ruidos eran parecidos a los de unas alas en movimiento, el hombre pasmado observo fijamente para ver de que se trataba, fue cuando entonces salió volando un misterioso ser oscuro, con la figura enorme de un cuerpo casi humano.

La criatura desapareció inmediatamente volando a una velocidad impresionante.

Los primeros reportes relacionados con este caso datan de principios del siglo pasado, los cuales se presentaron principalmente en la zona de La Huasteca y al sur de la ciudad.Después, en la década de los 80’s comenzaron a presentarse algunos reportes extraños al sur de la ciudad, sobre todo cerca del 

Cerro de la Silla: varias personas afirmaban haber visto volando a un ser de aspecto humanoide al que se le apreciaban alas.

Al principio no se le prestó mucha importancia, pero con el paso del tiempo los reportes se fueron multiplicando hasta que la creencia de que un extraño ser surcaba los aires regios se fue convirtiendo en una leyenda.Y decimos leyenda porque obviamente nunca hubo indicios que comprobaran estos reportes, los cuales se continuaron presentando en menor medida en los 90’s.

Cuando todo parecía haber quedado en el olvido, la leyenda del Hombre Pájaro resurgió el año pasado, luego de que se viralizó en redes sociales una fotografía de una persona posando para la cámara, en un punto cercano de la llamada “Cueva de los Murciélagos”, y arriba de él se aprecia una figura de un hombre con alas, lo cual abrió la polémica.

En este sentido, hay que recordar que en Estados Unidos existe una leyenda similar, solo que allá se le conoce como el “Hombre Polilla” (Mothman), personaje que ha inspirado cuentos, documentales y películas (muy recomendable la cinta “Mensajero en la oscuridad”).

Uno de los relatos que más destacó en ese entonces, fue la de una ama de casa. Ella realizaba sus labores del hogar hasta tarde, cuando se encontraba en el patio de su casa lavando la ropa.

Cuando terminó fue directo al tendedero para colgarla, y al momento de agacharse para tomar ropa del canasto, vio de reojo una figura oscura pasar frente a ella rápidamente de lado a lado.

Trabajaba en una construcción que estaba por la carretera que va de Cd. Juárez a Santiago, hasta llegar a la carretera nacional, así que supervisaba a algunos trabajadores y me quedé hasta noche porque había algunos desperfectos en nuestra maquinaria, y ya regresando como a la 1 de la mañana hacia mi hogar, por la misma carretera que tiene a un lado a la presa, a la altura de un cerro muy conocido de ese lugar, pues hay una cueva muy particular, empecé a sentir un frío muy inusual, pues era una noche calurosa del mes de julio, y la neblina era algo densa.

Avance algunos metros y sentí como si algo hubiera caído en la caja de mi camioneta, lo cual la hizo la tambalear de una manera muy brusca, me detuve en una orilla, y revise la caja, pero no había nada, solo un olor fétido, como a animal muerto, y me puse a ver a mi alrededor por si veía algo extraño, pero no vi nada, bueno así a primera instancia, ahora lo digo, hubiera subido a mi pick up y arrancado de inmediato, pero seguí revisando y vi como algo muy grande pasó volando hacia la presa.

Me asusté, pues era algo de un gran tamaño, nunca había visto nada similar, vi en el cerro, más específicamente en aquella cueva que era tan mencionada, y vi como esa cosa venía de nuevo de ese rumbo, era impresionante ver un ave tan grande, eso pensé que era, pero ya más cerca, pues la neblina no muy bien me permitía observar, me di cuenta de que no era un ave, si no un ser extraño, parecía una persona, bueno un animal del tamaño de una persona pero de grandes dimensiones, pues medía más de dos metros, y las alas eran muy grandes, el aspecto era horroroso, de color oscuro.

Bueno no me dio tiempo de seguir observando, pasó por encima de mí, y soltó un gemido muy extraño, como de un cerdo al morir, y el olor era impresionante, casi vomité, pero el miedo regresó en mí, y logré correr a la camioneta, y arrancar de inmediato, pero esa cosa estaba ahí, y se posó sobre la caja otra vez, volteé y lo vi observando por la ventana posterior, fue entonces que frené y lo vi pasar por encima y caer enfrente de mi, fue cuando aceleré para atropellarle, pero abrió sus inmensas alas y despegó, esto pasó en un abrir y cerrar de ojos.

Seguí avanzando, y pensé que ya me había alejado lo suficiente y ya en un área más poblada, me detuve para tomar un poco de aire; bajé en un tienda de conveniencia (de esas que abren las 24 horas), y compré una soda para que se me pasara el susto, y ya dentro de la cabina, y todavía y con medio refresco, empecé a oler nuevamente ese olor fétido y era demasiado fuerte, no salí a ver esta vez, arranqué de inmediato, y pude ver al girar cómo las luces lo encandilaron al otro lado de la carretera aún oscura.

Avance sin detenerme hasta mi casa, pasando semáforos en rojo, y altos, pues sinceramente a poco estuve para hacerme en los pantalones del miedo, me vi en el retrovisor y parecía sepulcro, pues estaba blanco como calavera, llegué a mi casa y mi mujer al verme se asustó pues me vio tan mal que empezó a llorar conmigo.

Le conté todo y si no hubiera sido por cómo me vio, hubiera pensado que bromeaba, digo, soy muy bromista, pero esta vez no era para eso, me tocó vivir una experiencia en verdad aterradora, pues me tocó ver, sentir y hasta oler a una leyenda urbana de nuestro pueblo.

Seguí trabajando por aquellos rumbos, pero lo más tarde que salía era antes del anochecer, no quería volver a toparme con esa cosa que muchos llaman “El Hombre Pájaro”, y que ya es parte de nuestra tradición, pero nunca pensé que pudiera ser real y menos que me pasara a mí, y que estuve a punto de ser una de sus víctimas, pues no creo que quisiera bajar a saludarme.

Cuando paso por ahí cerca, se sigue sintiendo el olor desagradable como aquella vez, pero al menos sé que es temprano y que por nada bajaré a revisar que pasa, así que si saben de este lugar les recomiendo extremen precauciones, pues “El Hombre Pájaro” esta cerca, dicen que esa cueva es su hogar y lleva a sus presas a comérselas en el mismo.

La ultima aparición que se reportó fue el pasado abril del 2018, cuando una joven llamada Adry, paseaba junto a su padre en el municipio de Santiago, NL, ellos habían decidido ir a conocer la famosa cueva de los murciélagos, así que mientras el padre posaba para una foto, dice que su cámara logró capturar la imagen de una figura grande suspendida en el aire, parecido a un hombre con alas.

Sorprendida decidió compartirlo en sus redes sociales, diciendo: “Esta foto es del sábado que fuimos a la cueva de los murciélagos y el que sale posando es mi papá, pero al llegar y ver detenidamente las fotos nos dimos cuenta de esa cosa que sale volando, tratamos de encontrarle una forma lógica, de algún animal o algo, pero para ser sinceros no parece nada, yo hasta le veo piernas.

También existe varias historias similares en E.U., sobre ataques automovilísticos en carretera relacionados a esta criatura, y avistamientos en diferentes puntos de la región, con la única diferencia de que este misterio ser, ahí es llamado: “El hombre polilla”, incluso se han hecho documentales televisivos de personas contando sus propios testimonios.

¿Mentira, una criatura real, un extraterrestre, un animal no conocido, o simplemente la confusión de una persona nerviosa? No se sabe, pero lo que sí es cierto es que la leyenda del Hombre Pájaro forma parte del acervo de historias icónicas de Monterrey.

Zordilla
Es neta Roger?
Wow buena cruza

Ya fuera de broma… el conejo con cuernos que les comentamos en el episodio

El ritual del hombre pájaro en la Isla de Pascua

bueno al menos la última del blog

Leave a Reply

Cliché podcast

Te damos nuevas perspectivas sobre temas cercanos. Vamos a darle juntos, disfrutar y compartir.